Querida comunidad,
En los 17 años de vida que tiene Manjar de Oro, hemos sido testigos de primera mano de todas las bondades y dificultades de hacer empresa en Bolivia. Hemos navegado las aguas más difíciles de la burocracia, el estigma del empresario y las responsabilidades desproporcionadas de la formalidad. Siempre encaramos los obstáculos con aquello que para nosotros es un propósito: la felicidad! Junto con nuestro hermoso equipo de trabajo, hemos sabido ajustarnos a diferentes circunstancias y, con errores y aciertos, con mucha ilusión y algunas penas, seguimos avanzando en esta linda aventura.
Lo que se viene no será distinto. Son tiempos que manifiestan la necesidad de un cambio más profundo en la humanidad. Un cambio en la forma de relacionarnos entre nosotros mismos y con la naturaleza. Un cambio, también, en la forma de concebir el rol de las empresas en su comunidad.
Son tiempos de oportunidades para reflexionar sobre lo que hacemos día a día y lo que nos mueve, nuestro propósito. Oportunidades para estar en familia y retomar los lazos que la modernidad nos ha castigado. Oportunidades para pensar en el mundo que necesitamos modelar y entender nuestro rol en él. También, son tiempos de oportunidades para fortalecer el espíritu de colaboración hacia todos los que afrontarán la crisis médica, que será la única manera de sobrellevar exitosamente las siguientes semanas.
A las familias bolivianas va nuestro mensaje de cooperar quedándose en casa, cuidando de los suyos, en especial de los mayores. A los profesionales médicos, por adelantado, nuestro pleno agradecimiento por la labor que están asumiendo y el sacrificio que harán por los demás. A los que nos necesiten, el compromiso de aportar nuestro grano de arena en todo que lo que sea posible. A todos los bolivianos, nuestro mensaje de reflexión y serenidad, que estas semanas sean el fortalecimiento de los mejores valores que tenemos como sociedad, y que la normalidad nos encuentre pronto, más inspirados, más reflexivos y más unidos; para hacer de nuestra comunidad y de nuestro país un lugar cada día más lindo para vivir.
Queridos clientes, nos vemos pronto. Los esperaremos como siempre, con una sonrisa. Cuídense.